domingo, 11 de julio de 2010

RECOMENDACIONES

A pesar de la importancia de la enfermedad como problema de salud pública, se cuenta con un número relativamente reducido de medicamentos para el tratamiento de la disentería y el absceso hepático amebianos. La mayoría de ellos con un margen terapéutico estrecho y con diversos efectos secundarios en el hombre. Además, han aparecido informes de resistencia de E. histolytica a algunos de los fármacos antiamibianos más usuales en la práctica médica.
Educar a la población general con relación a la higiene personal, eliminación de las heces en los lugares adecuados, así como también a lavarse bien las manos después de cada evacuación y antes de preparar los alimentos.
Hervir el agua antes de ingerirla para eliminar los quistes que puedan contenerse en ésta.
Lavar bien las frutas y sobre todo las hortalizas, ya que estas son las más propensas a contener quistes, por su contacto con el suelo.
Erradicación de poblaciones de moscas, ya que estas pueden transportar los quistes de un lugar a otro.
Supervisión continua de las organizaciones de salud pública a las personas que preparan alimentos en los lugares públicos así como la limpieza general de los locales.
Realizar carpológicos a todos los integrantes del círculo familiar a que pertenezca un individuo afectado.
Medidas preventivas:

La prevención radica básicamente en:
• La correcta disponibilidad y potabilización del agua.
• Eliminación de excretas.
• Desinfección de verduras.
• Eliminación de vectores (moscas).
• Higiene personal.
• Lavado de manos.
• Un buen sistema de drenaje.
• Construcción de letrinas sanitarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada